¿Qué preguntas te hace un psicólogo en la primera sesión?

¿Qué preguntas te hace un psicólogo en la primera sesión?

¿Necesitás terapia?

Ya sea que has decidido empezar a realizar terapia, o bien le estés dando vuelta al asunto todavía, es probable que sientas ansiedad frente a la primera sesión con el psicólogo. Quizás no tengas idea de qué preguntas te hace un psicólogo.

Nunca nadie te advirtió cómo empezar una terapia psicológica ni tampoco qué decirle al psicólogo. Naturalmente, te encontrás desorientado porque es una experiencia totalmente nueva.

Con todos los mitos  e historias que rodean a la psicología es muy fácil que estos sentimientos de ansiedad aparezcan. Este artículo es para contarte cómo es la primera sesión con un psicólogo. Y también para qué conozcas el tipo de preguntas que puede formularte durante la entrevista.

Suscribite a mi canal

¿Cómo empezar una terapia psicológica?

Antes de ir de lleno a la cuestión de las preguntas que te hace un psicólogo, me gustaría pensar sobre el comienzo de la terapia.

La consulta con el profesional no es el inicio por sí mismo. Todo proceso de cambio arranca antes de ese movimiento. Cuando uno comienza con la terapia, antes tuvo que decirse “necesito un psicólogo o aceptar, de alguna manera, que algo no anda como le gustaría y desea modificarlo.

Esto no es algo que mucha gente acepte fácilmente, ya que hay miedos e incertidumbres, muchas veces vergüenza.

Puede que lo hayas escuchado hasta el hartazgo, y tal vez parezca consuelo de tontos, pero ir a terapia no es signo de debilidad. Así como tampoco lo es realizar una consulta con un médico. Así que no tengas miedo, ni vergüenza, ni culpa…

¿Cómo elegir un psicólogo?

Si tenés suerte, puede que tengas alguien que te recomiende un psicólogo de confianza. Aunque no siempre es así, y entonces hay que recurrir a la lista de prestadores de la obra social o consultar en la guía las clínicas en las que puedan tener un psicólogo.

Puede que en tu vida te hayas interesado por el tema de la psicología y ya tengas una idea de lo que te gustaría en la terapia y qué no.

Yo creo que lo mejor siempre es seguir esa recomendación que nos hace nuestro amigo o familiar. Alguien que nos pueda contar cómo fue todo ese proceso. Pero, en el caso de que no tengas quién te recomiende, entonces lo bueno es preguntarle al mismo psicólogo.

Entonces, en el llamado por teléfono podrías preguntarle qué tipo de terapia realiza, cómo trabaja, si sabe cuánto puede durar un tratamiento para mi motivo de consulta, y también el precio. Así podremos evacuar la mayor cantidad de preguntas antes de llegar al consultorio y estar menos ansiosos ese día.

¿Qué decirle a un psicólogo en la primera entrevista?

Llegados a su consultorio, ya habremos superado el miedo a sacar el turno, lo cual es bastante. Sin embargo, puede que todavía nos sintamos ansiosos por conocerle la cara y probablemente su voz.

Lo que sucede a partir del momento en que nos sentamos dentro del consultorio no es nada del otro mundo. Cada psicólogo tiene su estilo y lo que resulte de ese primer encuentro tiene que ver mucho con el tipo de terapia en la que ese terapeuta se haya especializado.

Algunos tienen un estilo más directivo, entonces van a hablar más y también harán más preguntas. Otros, en cambio, tienen un estilo más “pasivo”, entonces dedican mayor esfuerzo a la escucha. Estos psicólogos suelen hacer más silencio y dejan que el paciente exprese lo que le sucede y sólamente lo interrumpen en ocasiones muy específicas.

¿Qué preguntas te hace un psicólogo?

Información general, contacto y datos demográficos

Las primeras preguntas tendrán que ver con tus datos personales y de contacto. También se toman los datos de algún familiar a quién llamar en el caso de una urgencia. Luego se indaga datos demográficos como tu grupo familiar, la gente con la que vivís, tu ocupación y el nivel educativo que alcanzaste. Estos son datos que deben estar en toda historia clínica y el psicólogo debe consultarlas en algún momento de la primera sesión.

El familiograma o genograma

En mi práctica profesional, acostumbro pedir algunos datos familiares y de otras personas significativas en la vida del pacientes. De esta forma puedo hacerme un esquema, que me ayude a orientarme un poco cuando empieces con el relato de tu motivo de consulta.

Las personas que llegan muy ansiosas a esta primera entrevista tienen un relato un poco más desorganizado, entonces se mezclan nombres, fechas, lugares y situaciones. Tomarse un pequeño momento para graficar el mundo de relaciones del paciente ayuda a amortiguar un poco el caudal de información.

El motivo de consulta

También puede suceder que el terapeuta no tenga tiempo de preguntar nada y que el paciente empiece a hablar de lo que le sucede sin que medie intervención. Entonces el psicólogo escucha. Generalmente, el consultante se acerca con una queja o una pregunta acerca de lo que le pasa o incomoda.

No siempre está muy clara la razón por la que se realiza la consulta. Entonces hay que ayudar a que esa persona pueda darle forma a lo que le sucede y que pueda expresarlo en forma de un objetivo a trabajar.

El objetivo fundamental de la primera sesión es siempre conocerse, establecer una buena relación, formular un motivo de consulta y determinar cuáles van a ser los objetivos de la terapia.

Tu estado psíquico actual

En este primer encuentro, una vez que hayas expresado tu motivo de consulta, el psicólogo también tomará nota de tu estado psíquico actual.

Si bien la mayoría de los consultantes que llegan a una práctica privada, están estabilizados y no deberían mostrar alteraciones en los procesos psicológicos básicos, es una práctica establecida tomar nota de signos y síntomas de los mismos. De esta forma, el profesional te hará preguntas que le sirvan para conocer tu situación mental actual. Entonces evaluará tu atención, orientación, memoria, inteligencia, lenguaje, juicio y estado de ánimo, por nombrar algunos de los indicadores.

Antecedentes de la enfermedad

Resulta natural que el terapeuta busque conocer la historia de tus síntomas. Desde cuándo han aparecido, en qué circunstancias y demás datos que permitan esclarecer cuál es el origen del problema en cuestión.

Asimismo, siempre resulta útil indagar (particularmente, para los grandes diagnósticos) si en tu familia hay otras personas que tengan un diagnóstico psiquiátrico o psicológico. Muchas de los trastornos mentales tienen un fuerte componente genético y resulta muy útil tener este dato. 

Tratamientos previos y soluciones intentadas

A la mayoría de las personas, seamos honestos, no les gusta tener que consultar con un médico y tampoco con un psicólogo. Es una situación incómoda y, muchas veces, costosa. Por lo que es razonable esperar que el consultante ya haya hecho algunos intentos de solución previos a esta primera entrevista.

Estos intentos pueden ser de diferentes tipos, desde los más "tradicionales" como probar los consejos de un amigo, ir a su médico de cabecera a consultar por algunos de los síntomas, hasta los métodos menos ortodoxos como ir a una bruja, al astrólogo o a un chamán que les lea el futuro. 

A mi me gusta conocer esta historia. Me parece que brinda una información valiosísima sobre la relación que esta persona tiene con el problema que quiere tratar. Me ayuda a evaluar la adherencia que esta persona puede tener con el tratamiento y evitar cometer algunos errores.

Muchos pacientes ya han consultado con otros colegas. Algunos vienen buscando un cambio, otros desencantados porque no vieron los resultados que esperaban. En este momento, aprovecho a darle lugar a que me expresen sus inquietudes acerca del tratamiento.

Con lo que, siempre me tomo un tiempo para escuchar esas historias y así luego poder ofrecerles una visión más clara sobre mi método de trabajo. En qué se parece y en qué difiere de las cosas que ya han intentado.

Los objetivos terapéuticos

Existen algunas terapias cuyo principal objetivo es la escucha y el análisis del discurso del paciente. Aparentemente, conocer el origen de un problema sería equivalente a resolver esa inquietud. Personalmente no estoy de acuerdo con ese enfoque. Saber que le tengo fobia a las arañas porque hace 15 años vi Aracnofobia no me resuelve la ansiedad. La ansiedad se resuelve de otra forma, se resuelve con un plan terapéutico y con una estrategia adecuada.

Por lo mismo, una vez que ya tengo una idea más acabada de la queja inicial del paciente y de la historia de su problema, lo conduzco hacia la elaboración de objetivos para la terapia. Este asunto no se resuelve en esta primera sesión.

La elaboración de los objetivos de la terapia es dinámica y debe revisarse a cada paso que se da en el tratamiento.

Mis primeras impresiones sobre el paciente

Luego de esta gran recogida de datos, ya tengo en mi cabeza algo más definido y entonces puedo empezar a formular mis primeras hipótesis diagnósticas. Un buen diagnóstico nos conduce en la dirección de la cura. Por ello, el diagnóstico es una hipótesis a comprobar. Dicha comprobación se realiza en las sucesivas entrevistas y en el ida y vuelta que se da en la terapia. 

Aunque es importante notar que para formular un buen diagnóstico, resulta fundamental recoger otros datos que nos vienen dados por las técnicas diagnósticas. De la misma manera que el médico clínico solicita los análisis de orina y de sangre de rutina, o el especialista otros estudios más específicos, de acuerdo a sus impresiones diagnósticas. Así también, los psicólogos acostumbramos realizar algunos estudios más profundos para confirmar o descartar nuestras primeras hipótesis. 

El plan terapéutico

Como mencionaba más arriba, una vez que he recogido toda la información que el paciente me puede ofrecer acerca de su problemática en este encuentro, y habiendo formulado mi primera hipótesis de diagnóstico y sugerido las pruebas a tomar, puedo devolverle al paciente mis impresiones. Entonces me tomo unos minutos para hablar acerca del plan de terapia que tengo en mente para que lo discutamos juntos.

El encuadre

La sesión finaliza repasando el encuadre, es decir, el marco en que se desarrollarán las intervenciones psicológicas. La alianza terapéutica (la relación que se establece entre psicólogo y cliente) es un tipo particular de relación y se produce en una situación específica. Entonces resulta muy bueno aclarar cuáles son los términos y las condiciones en las que esa relación se llevará a cabo.

Este es el tiempo en que se discuten temas como el lugar, el tiempo y horarios, los honorarios, la confidencialidad y demás aspectos que le dan un soporte y previsibilidad a la práctica psicológica.

 

Los estilos de los terapeutas y de los pacientes pueden variar. Pueden ser más o menos extrovertidos y entonces hablar más o menos. Sin embargo, en cualquier caso, se pretende que la persona pueda expresarse naturalmente y lograr una cierta confianza con el psicólogo que va a acompañarlo. Cuando eso no se consigue, entonces es necesario intentar con otro terapeuta.

 

¿Alguna vez has ido al psicólogo? ¿Te acordás de la primera sesión?

Compartir este artículo:
Francisco Javier González del Solar

¡Hola, lector! Soy el creador de Psicositio. Disfruto mucho dando a conocer esta interesantísima ciencia que es la psicología. Ojalá disfrutes de la lectura. ¡No olvides dejarme tus impresiones en los comentarios!

Artículos recomendados:

8 Comentarios

  1. Luz Marey
    Luz Marey hace 1 año, 7 meses

    No e ido pero tendré mi primera consulta la verdad tengo miedo

  2. Francisco Javier hace 1 año, 7 meses

    Ánimo, Luz! Seguro te va muy bien!!! Espero que el artículo te haya quitado un poco la ansiedad por esa primera sesión con el psicólogo, que sabemos que da miedo muchas veces. Mucha suerte!!

  3. victoria
    victoria hace 1 año, 5 meses

    no he ido pero voy a tener mi primera consulta el 09-05 y me da miedo y inpaciencia por que me hagan preguntas y me pongan hacer dibujos

  4. Francisco Javier hace 1 año, 5 meses

    Hola, Victoria! Espero que te vaya muy bien en tu consulta mañana. ¡Ánimo! Seguramente habrá algunas preguntas de parte del psicólogo para ayudarte a identificar el motivo de la consulta. Y no todos los psicólogos trabajamos con dibujos, o no siempre son necesarios. Así que no hay necesidad de angustiarse. Muchas veces los pacientes llegan angustiados al consultorio y nerviosos porque nunca han estado en una consulta antes, y luego se van más calmados y tranquilos. Ojalá esa sea tu experiencia.

  5. MILAGROS
    MILAGROS hace 1 año, 3 meses

    Tengo Mi primera consulta este martes 16…estoy muy impaciente ya desde que saque el tuno no veia LA hora De que llegue el mes y el dia De LA consulta estoy ansiosa y no dejo De pensar en el momento que ya este ahi

  6. Yuryis García hace 10 meses, 1 semana

    Creo que sacaré mi primera cita pero no me siento preparada. Es tan complicado todo

  7. emanuel
    emanuel hace 10 meses

    nose si comentarle a mis padres de como me siento tengo muchas dudas mis sentimientos y mis pensamientos no se organizan y se manifiestan con pesadillas,ansiedad y baja emocional

  8. Francisco Javier hace 9 meses, 4 semanas

    Hola Emmanuel! Siempre es importante que hables con quien te sientas cómodo acerca de cómo te sentís. Especialmente, si estás con mucho malestar. Si te resulta difícil hablar con tus padres, quizás haya un familiar o algún adulto en quien tengas confianza. Cualquier cosa quedo a disposición, si necesitás hacer una consulta en privado. Tenés mis datos de contacto haciendo click en mi nombre y luego en la pestaña perfil. Espero que empieces un muy buen año 2020. Felicidades!!! Francisco

Dejar un comentario